Microsoft propone crear una computadora planetaria

En vísperas al Día Mundial de la Tierra, el 22 de abril, Microsoft propone crear una computadora planetaria que trabaje con ciencia, datos ambientales de todo el mundo y tecnología digital. Este proyecto es la siguiente fase del programa AI for Earth desde el cual se otorgarán más de 500 subvenciones a equipos científicos y de investigación de 81 países inscriptos, quienes contarán con acceso a los datos ambientales del mundo y a una plataforma de cómputo para analizar esos conjuntos de datos.


Debe ser fácil para cualquier persona en el mundo buscar el estado del planeta como lo es buscar en internet películas, series o lugares para ir comer. Por eso, la computadora planetaria será una plataforma que pueda brindar acceso a miles de millones de datos recolectados por las personas y las máquinas en el espacio, en el cielo, en la tierra y en el agua; que, a su vez, permita a los usuarios buscar por ubicación geográfica en lugar de por palabra clave, trasladarse de una inquietud sobre qué ambientes hay en su área de interés a interrogarse dónde existe un ambiente en particular en el mundo. Una plataforma que, en definitiva, aporte respuestas nuevas a todo tipo de preguntas al otorgar acceso a herramientas de aprendizaje automático y a la capacidad de publicar nuevos resultados y predicciones como servicios disponibles para la comunidad global.

Un enfoque de principios para guiar el trabajo

Con este anuncio, Microsoft adopta cuatro principios para guiar su labor en ayudar a conseguir las metas globales de biodiversidad, que son:

  1. Poner a trabajar los datos y la tecnología digital. Es por eso que se adhieren datos de todo el mundo y se ponen a trabajar a través de cómputo y aprendizaje automático en una nueva Computadora Planetaria.
  2. Impulsar a socios y clientes alrededor del mundo. Se utilizará la Computadora Planetaria para desarrollar y desplegar tecnología digital que ayude a socios y clientes en la toma de decisiones ambientales en sus actividades organizacionales.
  3. Utilizar la voz de Microsoft en problemas de políticas públicas relacionadas con el ecosistema. Microsoft va a apoyar y a defender iniciativas de políticas públicas que midan y manejen ecosistemas a escala nacional y global.
  4. Ser responsables de la huella terrestre. Microsoft será responsable por los impactos al ecosistema de sus operaciones directas al proteger más terreno del que usa para 2025.

El escenario actual: biodiversidad y ecosistemas en declive

De acuerdo con el Informe Evaluación Global de Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas publicado el año pasado por la Plataforma Intergubernamental de las Naciones Unidas de Políticas Científicas sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), responsable de monitorear la salud de la Tierra, un cuarto de las especies del planeta está en peligro de extinción; los humedales que purifican y almacenan agua y son el hábitat para miles de especies se redujo un 87%; los arrecifes de coral que brindan hábitats acuáticos, alimento, barreras naturales para la corriente, medicina y millones de trabajos en turismo disminuyeron un 50%; mamíferos, aves y otras poblaciones de vida silvestre cayeron casi 60% en los últimos 40 años y el número de especies amenazadas se incrementa de manera rápida.

Lo mismo sucede con los insectos cuya diversidad y abundancia han caído de manera importante en las últimas décadas y que son claves para el equilibrio del ecosistema, la salud de los seres humanos y la estabilidad económica de las sociedades posmodernas. Los insectos son la base de la cadena alimenticia, consumidos por aves, peces y animales pequeños. Los polinizadores, incluidas las abejas, son esenciales para la producción de más del 75 por ciento de los cultivos de alimento del mundo. Sin los insectos no hay alimento, y sin alimento, la gente no puede sobrevivir.

La computadora planetaria: poner a trabajar a los datos y a la tecnología digital

Saber dónde están los bosques, campos y fuentes de agua del mundo se vuelve una tarea abrumadora de contabilidad ambiental; comprender qué especies llaman hogar a esos ecosistemas o por qué prosperan o disminuyen es en gran medida algo desconocido.

La primera evaluación de este tipo en el mundo fue lanzada por la Plataforma Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas, o IPBES, en el año 2000, y tomó casi cinco años y más de 1.300 expertos de todo el mundo completarla. La evaluación más reciente de IPBES, diseñada para cerrar la brecha entre información científica simple y una implementación más efectiva de políticas, fue de 1.700 páginas, citó a más de 15.000 fuentes científicas, y no fue publicada sino hasta 15 años después de la primera. Esta cantidad de años no es posible esperar en tiempos donde el calentamiento global apremia el desarrollo de las sociedades posmodernas.

Por eso, la computadora planetaria va a brindar información de valor sobre preguntas críticas que científicos, organizaciones y empresas dedicadas a la conservación y cuidado del medio se hacen a diario, a menudo sin obtener una respuesta relevante a nivel local. Algunas de ellas, por ejemplo:

· Entender la densidad de los árboles, el uso de la tierra y el tamaño de los bosques tiene implicaciones para la conservación de la biodiversidad y para la mitigación del cambio climático. A menudo, las organizaciones realizan costosas encuestas en la tierra o construyen soluciones para entender los bosques locales. La Computadora Planetaria brindará imágenes de satélite, herramientas de aprendizaje automático de vanguardia y datos aportados por usuarios sobre los límites de los bosques para los cuales los guardabosques tendrán una vista integrada de la salud de estos.

· Los planificadores urbanos y los agricultores dependen de pronósticos de disponibilidad de agua y de riesgos de inundaciones para realizar conjeturas educadas sobre el manejo de la tierra. La Computadora Planetaria brindará datos de satélite, mediciones de arroyos y aguas subterráneas locales, y algoritmos predictivos que ayudarán a los agrimensores y agricultores para tomar decisiones nutridas por datos sobre los recursos hídricos.

· Las organizaciones de preservación de vida silvestre dependen de sus propias encuestas locales e imágenes globales de poblaciones y hábitats adecuados para la vida silvestre. La Computadora Planetaria combinará información sobre tipos de terreno y ecosistemas con los mejores datos disponibles sobre dónde viven las especies, para permitir a la comunidad global de biólogos y otros científicos e investigadores valerse de los datos de los demás.

· Combatir los cambios climáticos urgentes requiere que las organizaciones midan y manejen recursos naturales que secuestran el carbono, como los árboles, los pastizales y el suelo. La Computadora Planetaria combinará imágenes de satélite con IA para brindar información actualizada sobre ecosistemas, y brindar una plataforma para aprovechar modelos predictivos para estimar las existencias globales de carbono e informar decisiones sobre uso de suelo que impacte nuestra capacidad de hacer frente al cambio climático.

La creación de esta Computadora Planetaria tiene una complejidad que requiere del trabajo conjunto con otras organizaciones. Es por eso que se profundizará la asociación entre Microsoft y Esri, una compañía líder en el mercado del software de sistemas de información geográfica con años de experiencia en la construcción de soluciones de monitoreo ambiental que van desde mapeos de la pérdida de bosques hasta combatir la caza furtiva de elefantes. A su vez, se trabajará más en asociaciones vinculadas con el desarrollo de soluciones geoespaciales basadas en aprendizaje automático que son la base de la Computadora Planetaria.

Este proyecto es una fase más del programa global AI for Earth, donde también se va a invertir en áreas específicas de solución ambiental como identificación de especies, mapeo de cobertura de la tierra, y optimización de uso de la tierra. Se va a empezar con una nueva colaboración de AI for Earth con el Grupo de Observaciones de la Tierra de la Red de Observación de la Biodiversidad. Esta subvención de un millón de dólares de AI for Earth apoyará proyectos que fortalezcan los esfuerzos para monitorear la biodiversidad de la Tierra y creará las útiles mediciones requeridas para el estudio, reporte y gestión del cambio en la biodiversidad que informen las decisiones de conservación alrededor del planeta.

Tags: , , , , , , ,

Agencia
16 abril, 2020

Desafío Inteligencia Artificial, en la Agenda del 30/07/2020

Este 30 de julio 2020 se lleva a cabo “Desafío Inteligencia Artificial”, un evento virtual abierto y con inscripción …

Seguir leyendo //

Más de 3 millones de argentinos están trabajando desde sus casas

Más de 3 millones de argentinos están trabajando desde sus casas Enterate cuáles son las mejores formas de mantener …

Seguir leyendo //

Dell presentó las nuevas notebooks de su serie Latitude 9000

Dell Technologies realizó la presentación de su nueva línea de notebooks de la serie Latitude, basada en procesadores Intel …

Seguir leyendo //

La cuarentena acelera los desmontes en Argentina

El monitoreo de deforestación en el norte de Argentina que realiza Greenpeace, mediante la comparación de imágenes satelitales, reveló …

Seguir leyendo //